Menu

“A veces no son suficientes las lágrimas que ya lloramos, tenemos que pedirles por favor que continúen”.

Saramago, La Caverna