Menu

Un día que lo veo abriendo descalzo la heladera por centésima vez, le digo: “te dije mil veces que no abras la heladera descalzo”, a lo que me responde: “no la estoy abriendo, la estoy cerrando”.